Ganándole al fuego /foto reportaje de Héctor M Guevara

Jalpan de Serra, Qro.- Llegamos al medio día a la comunidad de de Valle Verde perteneciente al municipio de Jalpan de Serra en el corazón de la -Sierra Gorda queretana frontera con el municipio de Xilitla San Luis Potosí.

Viaje a cubrir este incendio forestal con un grupo de entusiastas voluntarios de la capital potosina.

Nos separamos momentáneamente en el paraje denominado Las Minitas.

Posteriormente personal de Protección Civil de Jalpan me llevaron a Valle Verde para registrar mis datos y así pode ingresar al bosque, me reencuentro con mis compañeros de viaje, nos ponemos de acuerdo para el regreso a San Luis Potosí Regreso a La Minita y me interno en el bosque rumbo a un incendio que se salió de control. Al caminar alrededor de una hora veo que los brigadistas se vieron impedidos a seguir con los trabajos debido a que el viento avivó la zona en que se encontraban haciendo las brechas. Poco a poco iban bajando personal de CONAFOR, SEDENA, Bomberos y personal de Protección Civl de distintos municiíos, así como brigadistas de toda la región. Hombre y mujeres bajaban de la montaña, se les veía agotados. Al llegar a la carretera la gente los espéraba con bebida fresca, comida mucha comida Y con una amable sonrisa te ofrecían galletas, lonches, guisados.

Durante la estancia en La Minita entable dialgo con los militares y gente de protección civil quienes me convencieron de quedarme para subir a la montaña al siguiente día.

Regrsé a Valle Verde en una patrulla de la Gendarmería de la Policía Federal y a rauda velocidad llegamos al puestos de mando.

Busqué a mis compañeros de viaje para darles la noticia de que me quedaba, ne dejaron apoyo mientras los despedía.

Esa noche dormí en Valle Verde para levantarse a las cinco de la mañana e ir a tomar un café y un desayuno a base de caldo de pollo delicioso por cierto, las mujeres de la comunidad se desviven para atender a los brigadistas que llegan de otras comunidades de la Sierra.

Partimos a las seis y media en el vehículo de CONAFOR y llegamos nuevanebte a paraje de la Minita al mismo tiempo que personal del ejercito- soldados y brigadistas reciben las instrucciones y entonces da inició la aventura.

Ingresamos al bosque y poco a poco comenzamos a subir la montaña a una altura aproximada de 1700 metros sobre el nivel del mar, a paso lento pero seguro fuimos ascendiendo hasta llegar a la cumbre, ahí iniciaron el trabajo de unir las brechas para evitar la propagación del fuego y siempre con el temor del viento del medio dí quien afortunadamente llegó tarde y permitió finalizar la labor escuchándose los machetes las palas y los rastrillos como una sinfonía. Entre bromas, cantos y risas prosiguió las jornada. Ya para las tres y media todos volvieron al campamento base.

Llegue a saluydar y despedirme de los jefes operativos quienes me informaron que se había apostado a que no llegaba hasta la cima de la montaña, bromeamos comimos y nos despedimos con un apretón de manos yo regresé a la ciudad que ahoga el alma.

Publicado por agenciaaltiplanopress

Soy fotoperiodista independiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: