Cuando la necesidad obliga romper la cuarentena

Por: Marco A Mena (especial)

foto: Héctor M Guevara

Cada vez son más las personas que tienen que salir a las calles para realizar trabajos como lavar automóviles o barrer calles por unas cuantas monedas, ya que no tienen otra forma de mantener a sus familias, esto ante la contingencia de la pandemia Covid-19.

Esto pese al llamado de quédate en casa, pues mucha gente que fue despedida o simplemente la mandaron a descansar y protegerse de la enfermedad, no tuvieron más opción más que salir a buscar algo para que sus familias coman, a parte de muchos comerciantes ambulantes que no pueden quedarse en sus domicilios ya que su mercancía se echaría a perder y no tendrían venta, esto hablamos de personas que no tienen teléfonos celulares o manera de entregar sus mercancías a domicilio.

Martín López, quien a sus 46 años fue despedido de una fábrica de productos metalmecánicos hace ya 3 semanas, su patrón se presentó ante él y diez trabajadores más, argumentando que estaba en bancarrota que les pagaría sueldos y finiquitos, pero que ya no podía sostener la fábrica, pues venía acarreando deudas desde antes de la contingencia, por lo que para evitar más problemas buscó la manera de solventar los gastos vendiendo maquinaria, automóviles y algunos insumos, por lo que ya no podría seguir adelante.

Martín comentó que a pesar de no tener mucho tiempo sí le afectó pues estaba acomodado y con su sueldo podía mantener a su esposa y dos hijos, ahora sale a las calles con su cubeta esponjas y franelas para ver si puede lavar al menos 10 carros por 40 pesos, si son detallados a 55 pesos, cosa que no siempre se logra.

“Muchas veces gano 200 de 5 carros otras 120 depende de cómo esté el día, me preocupa mucha ya que se acercan las lluvias y esto no va a funcionar y de apoyos ni hablar no sé quién me pueda apoyar así que tendré que buscarle más”.

María del Carmen Hernández ama de casa y sus dos hijas de 16 y 22 años, nos comentan que salieron a la calle con miedo pero también con la necesidad de ganar unas monedas barriendo calles o arreglando jardines, ya que su pensión que le dejó su ya fallecido esposo, no alcanza para las 7 personas que habitan su pequeña casa en la colonia Ponciano Arriaga, de no ser porque su esposo se la dejó, en estos momentos no tendrían ni para la renta explicó, solamente uno de sus hijos trabaja pero les es insuficiente para darle de comer a 3 pequeños nutritivamente y sus estudios que hasta el momento pues están en pausa.

Así podríamos nombrar a muchos más personajes urbanos que se están exponiendo en las calles a contraer esta peligrosa enfermedad, pero que buscan el sustento diario trabajando, pues todos y cada uno de ellos siguen sin recibir ayuda económica o en especie.

Publicado por agenciaaltiplanopress

Soy fotoperiodista independiente, ceador y coordinador del proyecto AGENCIA ALTIPLANO / PRESS NOTICIAS-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: